viernes, 4 de septiembre de 2020

Covid-19 explicado para niños *videos* -español/francés/alemán/inglés/chino/japonés/portugués/italiano/holandés-

Covid-19 explicado para niños

https://www.youtube.com/watch?v=PlpVBvFvlnU

https://www.youtube.com/watch?v=9U7UVR-Vhi4

Covide-19 expliqué auxs  enfants

Covid-19 explained for children

domingo, 19 de enero de 2020

Betelgeuse. Apuntes para una conversación con amigos. 18/01/2020

(Nivel; décimo año en adelante. Puede servir como base para su propia charla)

https://www.skyandtelescope.com/observing/a-quick-tour-of-orion-the-hunter/

  • Betelgeuse (m= 0,0 a 1,3) es Alfa Orionis, mientras que Rigel (m= 0,13), la Beta, es más brillante. ¿Será que alguna vez Betelgeuse superó en brillo a Rigel?
    [https://cienteccrastro.blogspot.com/2010/09/constelaciones-sin-estrella-alfa.html]
  • Pero parece que, desde octubre de 2019, ha pasado desde la décima más brillante a la vigésimo primera.
  • Su temperatura (3590 K), menor que la del Sol y por eso es rojiza.
  • Su masa es 11,6 veces la masa del Sol y su radio es 800 veces el radio del Sol y por eso es una supergigante.
  • Las supergigantes gastan más rápido su energía que las estrellas moderadas como el Sol y, desde luego, envejecen más rápido (“Pancho López”).
  • Viven menos (10 millones de años), mientras que el Sol (10 000 millones de años).
  • Betelgeuse está a unos 643 años luz de la Tierra.
  • Su edad se ha estimado entre 9 y 10 millones de años, mientras que el Sol tiene unos 4500 millones de años.
  • El Sol es una estrella “adulta”, mientras que Betelgeuse es una “adulta mayor”, ¡por desgaste!




  • Betelgeuse (https://fisica1011tutor.blogspot.com/2019/12/la-estrella-betelgeuse-disminuye-su.html) es una estrella de brillo variable, con ciclos que se superponen de cientos a miles de días y que ocurren de una manera no coordinada. Si varios mínimos coinciden el brillo lógicamente disminuye.
  • ¿Qué puede “haber sucedido”?: ¡Fluctuaciones en el radio, períodos de fuerte granulación, expulsión de gas y polvo, disminución del nivel de actividad de las reacciones nucleares, agotamiento del combustible en las capas exteriores (¡se acerca a explotar como supernova!).
  • Los expertos consideran que todas las estrellas supergigantes (masa mayor que 15 veces la del Sol) terminarán como una supernova.
  • Se ha estimado que la supernova de Betelgeuse ocurriría dentro de unos cien mil años.
  • Pero podríamos verla mañana. En cualquier caso estaríamos presenciando lo que ocurrió hace unos 643 años.
  • Sin embargo la predicción de supernovas es mucho más complicado que la de erupción de supervolcanes o la ocurrencia de terremotos.
  • La última supernova visible al ojo desnudo ocurrió en 1604 (en la Vía Láctea, en la constelación Ophiuchus, a unos 20 000 años luz). Se podía ver durante el día, varias semanas.
  • Si Betelgeuse explota como supernova, se ha estimado que, por su distancia, la radiación no sería peligrosa para la vida en la Tierra.
  • Si mañana a las 2 de la maña viéramos la supernova de Betelgeuse, a las 0 horas habrían llegado los neutrinos (https://fisica1011tutor.blogspot.com/2012/03/neutrinos-con-sabor-oscilante.html) y podrían ser detectados por los observatorios como Antarctic Muon And Neutrino Detector Array (AMANDA), Super-Kamiokande, The Sudbury Neutrino Observatory.
  • Le propongo que cada vez que tenga en el cielo a Orión (https://www.iau.org/static/public/constellations/gif/ORI.gif), que le de una miradita a Betelgeuse y de ser posible tomarle una telefoto que incluya las del cinturón como referencia luminosa, u otra estrella.
  • Algún día Betelgeuse explotará y nos dará un espectáculo celestial extraordinario. ¡Será más brillante que una luna llena, y posiblemente visible durante el día, varias semanas!
    Imagínese que le toque a usted en el momento de estar observando.
  • Este es un cuento de los indígenas de una región de Australia, aquí contado a lo Villa:
  • “Las Pléyades (http://cienteccrastro.blogspot.com/2009/12/siete-cabritas-madre-padre-y-otras.html) son un conjunto de bellas mujeres jóvenes.
    Orión es un poderoso cazador, que como la mayoría de los hombres apreciamos la belleza integral de la mujer, aunque sea para conversar.

    Las Híades son hermanas mayores de las Pléyades, con más experiencia y conocen las intenciones de Orión. Además, están entre este y las Pléyades.

    Las Pléyades son algo tímidas y se esconden en una nebulosa que están atravesando.

    Orión entonces para encontrarlas enciende una antorcha en su mano derecha (Betelgeuse).

    Pero las Híades para ¡cuidar! a sus hermanas menores, cuando pueden, le tiran arena del desierto australiano a Betelgeuse, que entonces disminuye su brillo por un tiempo, hasta que Orión lo vuelve a aumentar.”
 Mis blogs:
José Alberto Villalobos. 

lunes, 3 de junio de 2019

La Astronomía por placer

Charla dada por José  Alberto Villalobos, en la Ecuela Normal Juan Demóstenes Arosemena. Santiago de Veraguas, Panamá.
Diapositivas base, para usar con Power-Point.



Los seres humanos comenzamos a ver y a asombrarnos con las estrellas del cielo nocturno, muchísimo más antes de que tuviéramos la capacidad de razonamiento para comprender el cómo y el porqué de ellas.

Desde luego, nunca podemos ver el cielo a ojo desnudo, como se mostró en la fotografía anterior, puesto que el ojo mira “en tiempo real”.

La retina no tiene la capacidad de acumular energía (o pixeles), como si la hacía la antigua película fotográfica o lo hacen los modernos “chips” digitales.

La foto de la izquierda es aproximadamente lo que podría mirar el ojo, en una noche despejada y oscura.
< Constelación Orión.

Disfrutaron creando en su mente patrones o configuraciones de estrellas que se les repetían una y otra vez cada noche, lo cual desde el principio fue un juego divertido y comenzó a estimular su curiosidad.

Sin duda, esto contribuyó como aspecto fundamental para el desarrollo de la inteligencia humana, para más adelante llegar a entretenernos con el razonamiento crítico, la lógica, la filosofía, la matemática, la ciencia y lo que hoy conocemos como astronomía.

La componente lúdica nunca debe perderse en ninguna actividad humana. Siempre debemos sentir placer por realizar todo lo que nos gusta.

Si por añadidura viene acompañada de algún tipo de recompensa física, que desde luego ha sido y será necesaria, como estímulo para continuar y para nuestra sobrevivencia, eso ocupa un segundo lugar.






Siempre ha sido un placer para la vista y el cerebro humano ver los grupos estables de estrellas brillantes como los que ahora llamamos “las tres marías”, “las siete o más cabritas”, el aparatito para pescar que nos sugiere un anzuelo, o mejor  “un escorpión”, etc.



Ni qué se diga de las innumerables figuras de tres y cuatro lados como el “papalote y su cola” que forman las estrellas de la constelación Crux  (la cruz del sur) y de Centaurus.

Posiblemente los grupos de estrellas nos iniciaron en la entretenida y luego útil actividad de contar y la manía de ponerle nombre a las cosas, aunque no sepamos del todo lo que son, como ahora lo hacemos con la materia oscura y la energía oscura.

¿Qué podría ser este objeto, que todas las noches lo vemos casi en el mismo lugar y a la misma hora?






Nuestros ojos se ha deleitado con las regiones que parecen pequeñas nubes terrestres, algunas con colores como le vemos a los cuerpos en la Tierra. La “Nebulosa de Orión”, las de “Sagitario” y de “Escorpión”, más toda la complejidad de estrellas, cúmulos y nebulosas de la banda de estrellas que ahora llamamos “Vía Láctea” son maravillosos regalos para nuestra vista, que la naturaleza nos trae noche tras noche.


Cuando nos dimos cuenta que algunas estrellas se movían en pequeños círculos y que había una que casi no se mueve, descubrimos el “polo norte celeste”. 

Desde luego nuestro cerebro nos hizo volver la vista hacia el punto opuesto, aunque estuviese bajo el horizonte y dedujimos su existencia y posición, y así comenzamos a ver de una manera utilitaria la “Cruz del Sur”.



¡Pida un deseo!